liker66

Desconectado desde 26/06/2019 04:16

España

España

Facción principal pokemaster.es

liker66

11
98
5
7
8

Fecha de alta: 29/10/2014

Sexo: Hombre

Edad: 27 años

Ubicación: Gerona-Figueras

Visitar web

Se juega para disfrutar y pasarlo bien
76 105 0
229 136 41

Mensaje #2347052

liker66
liker66 12/01/16 03:26:03
00

Ha publicado una respuesta en el tema [FANFIC MEGAMISTERIOSO] El misterioso Chandelure.

Muchas gracias a los 3 por los comentarios. Me habéis animado mucho a seguir.

Capítulo 2: Un día con Garbodor.

Cuando recuperé el conocimiento, abrí los ojos lentamente. Pude ver un lugar oscuro y sucio. Aún me encontraba un poco debilitado, no veía del todo bien y olía bastante mal, definitivamente no era uno de mis mejores días. Cuando se me aclareció un poco la vista, pude ver que me encontraba en unas alcantarillas. No pude localizar a ningún Pokémon a mi alrededor. Me encontraba solo, de nuevo, aunque no tardaría en romperse esta tranquilidad.

A los pocos minutos, pude escuchar, de la lejanía, a un grupo de Pokémon berreando. El sonido iba en aumento, claramente estaban dirigiéndose a este lugar. Mi huida estaba cortada, ya que me encontraba al final de la alcantarilla, y estaba demasiado debilitado como para luchar contra un grupo de Pokémon. Me quedé sin opciones y ya me estaba poniendo nervioso. No sabía que hacer, así que decidí colgarme en el techo y hacerme pasar por un candelabro. Mientras lo pensaba sabía que era una locura, no hay candelabros en las alcantarillas. Aún así lo hice, me escondí en lo más alto del lugar y pude divisar a las sombras de los Pokémon. Ya estaban muy cerca, en breves momentos llegarían a mi posición. Me puse a temblar de los nervios pensando en lo peor y, cuando pude ver al Pokémon, resultó ser Garbodor.

Cuando supe que era él, pensé en las tonterías que hice y pensé, siempre he sido pesimista, pensando en lo peor. Garbodor iba acompañado de cinco Trubbish. Supuse que eran sus hijos. Bajé lentamente hasta llegar al suelo.

-Hola. Que tal, Chandelure, estás bien? -dijo Garbodor despreocupado mientras jugaba con sus hijos. -Estos son mis hijos, se llaman Tra, Tre, Tri Quatri y Tru.

En ese momento pensé: que originalidad.

-Hemos ido a buscar comida mientras estabas inconsciente. -dijo Garbodor. -Mira que hermosas estas bayas.

-Tienen buena pinta, de donde son?

-De la tienda de Octillery, la conoces? Vende las mejores bayas de la región.

-Hace un mes que no entro en la ciudad, no me dejan entrar. Así que no se ni quién es Octillery ni su tienda. Debe de ser nueva.

-Y eso? Porque no te dejan entrar?

-Tuve un problema con mis antiguos compañeros, resulta que...

-Igual que yo. -dijo Garbodor cortándome. -Tuve un problema con mis últimos compañeros.

-Por lo visto, se me olvidó decirte que odio que me...

-Mis compañeros eran Koffing, Weezing, Spinarak, Grimer y Muk, el jefe.

Me volvió a cortar, cosa que yo odiaba bastante. Garbodor ya me estaba sacando de quicio, aún así, le dejé que continuara con su explicación.

-Todos eran muy buenos Pokémon. Realmente eso fue lo que nos separó... Pero dejemos el pasado atrás, ahora tengo una mejor vida. Vamos a comer, que ya es hora.

Empezamos a comer. Garbodor y los Trubbish comían como unos auténticos Grumpig, aunque siento lástima por los Grumpig por tal comparación. Las bayas estaban realmente buenas, hacía mucho tiempo que no comía unas bayas así.

-Que buenas están. -dije -Parece que hayas comprado las mejores bayas de la tienda.

-Papá, papá, que es comprar? -preguntó Tri.

-Lo que habéis hecho vosotros y vuestro padre para conseguir estas...

-Ja, ja, ja!!! Comprar? Estas bayas no las he comprado, las he robado. -dijo Garbodor, cortándome de nuevo.

-Robado? Eso está mal, esa es la educación que le estás dando a tus hijos? -dije furioso -pues no pienso seguir comiendo estas bayas robadas.

Garbodor ya me estaba sacando de mis casillas, cada vez me ponía más furioso hablando con el.

-No seas cascarrabias, si no te las comes tú, nos las comeremos nosotros.

-Pues coméroslas, me da igual.

Siguieron comiendo como cerdos, me daba vergüenza estar con ellos, suerte que estábamos solos y nadie podía vernos. Se acabaron las bayas y lo único que quería era salir de aquí, así que propuse que hiciéramos algo.

-Eso, vamos a hacer algo. -dijo Garbodor. -Vamos a jugar con vuestros amigos?

-Sííí!!! -dijeron emocionados todos sus hijos.

Fuimos por la alcantarilla. Yo no conocía para nada ese lugar, así que debía fiarme de Garbodor. Aquello parecía un laberinto, estaba lleno de ramificaciones. A medida que íbamos avanzando, se podía ver, cada vez más, la fauna del lugar y, además, olía cada vez mejor o, dicho de otra manera, la peste que hacía era menos pronunciada. Se podían ver a Gulpin, Swallot, Zubat, Golbat, algún Venipede, algún Skrelp en el agua y unos pocos Rattata. No sé que pintan los Rattata entre tantos Pokémon de tipo veneno, pero ahí estaban. Llegamos como a una entrada. Notaba la presencia de alguien familiar allí dentro. En la cercanía se podía ver a un grupo de cinco Grimer jugando.

-Ale, hijos, a jugar con vuestros amigos. -dijo Garbodor con energía.

Los Trubbish se pusieron a atacar a los Grimer.

-Que hacéis? -dije asustado.

-Déjalos, están disfrutando.

Garbodor se adentró y giró la esquina. Yo le seguí corriendo intentando pararle los pies. Hice todo lo que pude pero todo fue en vano. Llegamos al final, adonde habían un Muk, un Gastly y un Spinarak. Gastly, en cuanto me vio, se fue corriendo, atravesando la pared. Intenté seguirlo, pero Spinarak se puso en medio y me lo impidió, claramente ese Gastly era la presencia familiar que estaba notando.

-Que hacéis aquí? -dijo Muk enfadado.

-Vengo a vengarme de vosotros. -dijo Garbodor confiado. -Y esta vez traigo a un amigo que puede acabar con Spinarak fácilmente, ya no nos estorbará, encima faltan Koffing y Weezing.

Se trataba de la antigua banda de Garbodor, pero yo no quería luchar contra ellos, no soy un Pokémon que luche porque si. Además, no tenía ninguna razón para hacerles daño.

-Ese no es Chandelure? -dijo Muk sorprendido. -Spinarak, hay que capturarlo, si o si.

Huí lo más rápido que pude. Spinarak me lanzó una telaraña, pero al ser un fantasma, conseguí atravesarlo. Aunque Muk me hizo sombra vil y me dio de pleno, aunque pude escapar. Al ver que huía, Garbodor corrió detrás mío y cogió a sus hijos. Cuando llegamos a una zona segura...

-Porque no acabaste con Spinarak!!!??? -dijo Garbodor enfadado.

-No tenía ninguna razón para atacarles, me has engañado!!! Ya me estoy cansando de ti, eres el peor Pokémon que he visto jamás, te prometí que me uniría a ti, pero en ningún momento te prometí que me quedaría dentro de tu patético clan para siempre, así que si vuelves a hacer algo parecido, tendremos problemas tu y yo!!!

-Yo no quiero a nadie así a mi lado, debí matarte cuando pude!!! Me voy a la ciudad con mis hijos, haz lo que quieras, pero no estorbes!!!

Garbodor había conseguido lo que nunca antes lo había hecho ningún Pokémon, enrabiarme a niveles extremos. Aún así, decidí seguirlo, no sabía donde estaba y tampoco sabía como salir de ahí. Subimos a la ciudad y empezó a formar el caos en la plaza principal de la ciudad. Empezó a atacar a los Pokémon, mandó a sus hijos a maltratar a los Pokémon débiles y eso no lo podía permitir.

-Para, no sigas o tendré que atacarte.

-Mira, ya estoy harto, te voy a matar.

Empezamos una batalla. Era como nuestro segundo encuentro, ya que luchamos en el bosque, anteriormente. Tenía una cosa a favor y otra en contra, ya lo conocía bastante bien, así que sabía como pensaba, pero aún no estaba recuperado del todo, así que tenía que andarme con cuidado. Además, sabía que el no tendría miramientos, pero yo tenía que tener cuidado, estaba rodeado de Pokémon inocentes que podrían salir heridos, tenía que evitarlo a toda costa. Empezó el lanzándome una bomba lodo. La lanzó muy lenta, parecía que no quisiese darme. La pude esquivar sin problemas, pero me engañó y utilizó ese ataque como cebo, mientras esquivaba el ataque, me propinó un puñetazo. Me hizo daño, pero seguía en pie. Parece que disfrutaba del combate, le encantaba formar un caos en plena ciudad. Yo partía con la ventaja de que solo me había visto atacar con un solo ataque, así que le lancé un fuego fatuo y conseguí quemarlo. Lo hice para que no pudiese atacar a los Pokémon con tanta energía. Él no se lo esperaba, se pensaba que solo sabía lanzallamas, pero soy más fuerte de lo que el cree. Empezó a lanzarme bomba lodo hacia todos los lados para que no pudiese esquivarlo. Lanzaba demasiados, eso parecía un festival de muchos Gastly. Consiguió alcanzarme unas cuantas. Estaba bastante debilitado y Garbodor se acercó para darme el golpe de gracia. Pero un Pokémon se interpuso entre nosotros. Se trataba de Weezing.

-Koffing, para a los Trubbish. -dijo Weezing. -Garbodor, no permitiré que hagas daño a más Pokémon.

-Sabes que soy más fuerte que tú, Weezing.

-Eso lo veremos. Mismodestino!!! Si me debilitas, caerás también debilitado.

Serás!!!. -gritó Garbodor con voz de desesperación. -Pues como no anules ese ataque, mandaré a los Trubbish que se autodestruyan y debilitarán a los Pokémon que hay en esta plaza, incluido tu querido Koffing.

-Tan poco quieres a tus propios hijos que los sacrificarías para hacer daño a los demás Pokémon? -dije enfadado -No ves que eso te denigra como Pokémon? No me extraña que el equipo de Muk te dejara tirado, eres lo peor que hay.

No tuve opción, no quería utilizar este ataque aquí, pero prácticamente me obligó, usé llamarada para atacarle directamente pero lo esquivó. Garbodor tenía ventaja, no teníamos mucho que hacer, estábamos entre Honedge y la pared, yo le veía capaz de explosionar a si mismo con tal de hacer daño. De golpe, se oyó un rugido de lejos y todos los Pokémon de la plaza gritaban: ya está aquí, se acabaron nuestros problemas. Garbodor se avalanzó para propinarnos el golpe de gracia, pero un Pokémon paró el golpe. Se trataba de un Pyroar, que resultaba ser la policía de la ciudad. Le hizo rápidamente un giro fuego a Garbodor para que no pudiese huir.

-Esta vez no te escaparás, Garbodor, te pienso capturar y no volverás a ver la luz el sol. -dijo Pyroar enfadado -Gracias por la ayuda, Koffing y Weezing, el equipo de Muk siempre tan eficiente. Y tú, Chandelure... bueno, Garbodor es prioridad y no puedo con los 2 a la vez, así que hoy has tenido suerte, puedes irte, por hoy.

Me hizo un rugido que me envió bien lejos. Nadie me quería en esa ciudad, así que me fui. Por lo menos capturaron a Garbodor y no haría más daño. Aún así, hubiese preferido no encontrarme con tal Pokémon jamás. Mientras me iba, un Pokémon misterioso me paró. Iba debajo de una manta y no pude ver qué Pokémon era.

-He visto lo que ha pasado en la plaza, he visto que no eres un Pokémon malo. Quiero ayudarte a recuperar tu pasado, sé toda la verdad. No te pido que te unas, pero, por lo menos, acompáñame a mi guarida y escúchame lo que te quiero decir. -dijo el Pokémon misterioso.

Lo primero que me pasó por la mente era que la última vez que me uní a alguien acabé fatal. Fue con Garbodor. Así que no quería volver a pasar por lo mismo. Podría ser alguien de la policía esperando el mejor momento para capturarme, o alguien que me quisiese engañar de nuevo.

-No quiero saber nada de nadie, he tenido una muy mala experiencia recientemente. -dije.

-Confía en mi, es por tu bien.

-No quiero saber nada, si no te apartas te atacaré.

-Mira, no pienso discutir ahora contigo, estás muy débil y no sabes que Pokémon soy. No quiero hacerte daño, pero si no me haces caso, te vendrás conmigo a las malas, tengo las de ganar.

Al final, acepté, realmente tenía razón, yo tenía las de perder, estaba bastante débil. Prefería estar solo como estaba antes que estar mal acompañado, pero realmente no tenía opción.
0 0
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.