liker66

Desconectado desde 26/06/2019 04:16

España

España

Facción principal pokemaster.es

liker66

11
98
5
7
8

Fecha de alta: 29/10/2014

Sexo: Hombre

Edad: 28 años

Ubicación: Gerona-Figueras

Visitar web

Se juega para disfrutar y pasarlo bien
76 105 0
229 136 41

Mensaje #2350454

liker66
liker66 21/01/16 13:08:03
00

Ha publicado una respuesta en el tema [FANFIC MEGAMISTERIOSO] El misterioso Chandelure.

Me he estado leyendo la mayoría de fanfics (digo mayoría porque no me ha dado tiempo a leérmelos todos, hay un montón) y he decidido cambiar un poco la historia que tenía pensada, pero siguiendo la base. Así que en este capítulo he hecho muchos cambios, no se si habrá quedado bien. La verdad es que en todos los fanfics, los Pokémon salen a por aventuras, que realmente es lo normal en un mundo misterioso, pero en la historia que tenía en la cabeza no salía, así que la he alterado un poco para salir de la ciudad y así para que el fanfic también se alargue un poco, que lo que tenía en mente era bastante corto, aunque lo que es el final de la historia no tengo pensado cambiarlo, solo lo que es el planteamiento de la historia. Ahora, con el cambio de planteamiento, casi que los 3 primeros capítulos podrían ser el prólogo, aunque fueron un poco alocados para ser un prólogo, pero bueno, xD. Dejaré este capítulo aquí en Spoiler para que no sea tan pesado llegar abajo del todo. Ya me diréis si es más cómodo que dejarlo tal cual o si es mejor no ponerlo, directamente. Gracias por leer.

Espero que os guste.

Capítulo 3: El Pokémon misterioso.

Spoiler
Decidí ir con ese Pokémon misterioso, no tenía otra opción. Estábamos en los límites entre la ciudad y el bosque y era de noche, estaba muy oscuro.

-¿Donde está tu guarida?

-Bueno... realmente no es una guarida, es mi casa. Está en la ciudad.

-Perfecto. Pues no me dejan entrar en la ciudad, a ver como lo hacemos.

-Pues escóndete en la manta.

-Dos Pokémon debajo de una manta cantaría mucho la atención por en medio de la ciudad.

-Pues hagamos una cosa, a la de tres tu entras y yo salgo enseguida, ¿vale?.

-¿Y para que tanto secretismo y tanta tontería?

-No tenemos tiempo para pensar en eso, la ciudad está aún muy alborotada por lo que ha pasado con Garbodor, hazme caso y lo hablamos en mi guarida.

-Vale. -dije cansado y aceptando la situación.

Esto me parecía una estupidez, ¿porque tanto secretismo? Ya me entró una curiosidad tremenda de saber que Pokémon era. Al final eso hicimos y me llevó a su casa o, como el lo llama, su guarida. El me guiaba todo el rato, así que no sabía adonde íbamos ni por donde, ya que tenía la manta por encima, pero al menos pude pasar por la ciudad sin que me viesen. En unos cinco minutos llegamos a su casa y me quitó la manta. Me encontraba en un salón bastante grande donde solo habían dos puertas y una de ellas era por donde había entrado.

-Pues bienvenido a mi guarida. Vivo en esta casa desde hace mucho tiempo, desde antes de que te echaran de la ciudad. Yo te conocía, eras bastante popular en la ciudad, era difícil no conocerte, pero no salías de casa así que no creo que me conozcas tú a mi. Pero no estamos aquí para hablar del pasado, tenemos un problema en la ciudad. Desde que tú te fuiste, la ciudad ha recibido ataques. Al principio fueron todos los días, luego ya se calmaron un poco, aunque siguen atacando periódicamente. Hay que hacer algo, pero yo solo no puedo hacer nada, vivo solo prácticamente sin relacionarme con nadie, solo con los Meowstic y con su hija que se llevan bien con casi todo el mundo. El problema más grande es que te inculpan a ti de todos los ataques. Hoy pude ver que en tu enfrentamiento con Garbodor hubieron algunos Pokémon que vieron como has luchado defendiendo la ciudad de sus ataques y que piensan que has ayudado a su detención, como yo, y otro grupo de Pokémon que piensan que querías montar caos y que te odian más que antes. Por lo tanto, nos necesitamos ambos, yo te necesito a ti para salvar la ciudad y tu me necesitas a mi para devolverte al lugar donde te corresponde. Hasta que no se calmen las cosas hay que salir de aquí y encontrar una manera para que cesen los ataques.

-Un momento, ¿para que iba a irme para ayudar a la gente que no me quiere ni ver? Yo soy un Pokémon tranquilo, eso me da igual. Volveré a la explanada donde estaba antes y ya está.

-Sé más de lo que tu te piensas, pero aún no estás preparado para escuchar lo que sé, te propongo que te unas a mí, te aseguro que más adelante me lo agradecerás.

-Bueno, realmente no tengo una cosa mejor que hacer, pero, una cosa antes, ¿te puedes mostrar ya? Si me uno a ti me gustaría saber al menos con que clase de Pokémon estoy tratando.

-Ah, sí, se me había olvidado ya, que cabeza la mía, jajaja.

Se quitó la manta que llevaba encima y pude ver que se trataba de un Klefki.

-¿Porque te ocultabas tanto, Klefki? -dije extrañado.

-Es que me daba vergüenza que me vieses. -dijo Klefki avergonzado. -Bueno, en fin, que tenemos que salir de aquí. Es de noche, así que será fácil salir sin que nos vean, si nos quedamos a dormir aquí, mañana por la mañana será más difícil ocultarte.

-¿Y porque hemos entrado en la ciudad? ¿No hubiese sido más fácil quedarse fuera y ya está?

-Si... el problema es que estoy esperando una visita, así que no podemos salir aún. Lo raro es que no haya llegado ya.

-¿Así que estoy arriesgando mi libertad por una visita que posiblemente si me ve me delatará?

-Tranquilo, es de confianza.

-¡Pero cómo quieres que me tranquilice!

-Shhh, no grites que sino te delatarás a ti mismo.

De golpe, se escuchó el timbre de casa e instintivamente me elevé al techo para esconderme de quién fuese.

-¿Quién es? -preguntó Klefki.

-Soy Mewstic.

-Adelante.

Desde el techo pude ver a un Meowstic hembra, nombrado Mewstic parece ser, atravesar la puerta de casa.

-Una pregunta, ¿puedo confiar en ti? -preguntó Klefki.

-Claro, ¿qué pasa?

-Pues mira. Voy a estar un tiempo fuera de casa y me gustaría que me la cuidaras hasta que vuelva.

-¿Adónde vas?

-Bueno... pues voy a ver a un familiar un poco lejos, no creo que esté más de un mes fuera.

-Podría hacerlo, sí, pero...

No pude mantenerme inmóvil, estaba aún muy cansado, ese día fue muy agotador. Me empecé a caer lentamente.

-¡¡¡Ahh!!!

-Tranquila, Mewstic, tranquila, está conmigo, no es mal Pokémon. Y no grites, por favor.

-¡¡¡Psíquic...!!!

-¡Cerca!

-¡Córcholis!

-Sabes que yo también conozco Psíquico, así que no podrás atacarle con ese ataque. Escúchame un momento, no pierdas los nervios. Nosotros nos tenemos que ir un tiempo para arreglar lo que está pasando en la ciudad. Déjanos marchar y verás que los ataques no cesan. Solo os pido que no digáis nada a nadie y que me cuides la casa. Confía en mí, por favor.

-Bueno, allá tu. Solo se lo contaré a Mowstic, pero hasta que no sepa con certeza que el responsable de los ataques no es Chandelure, no quiero verlo cerca de mi. Es un Pokémon de tipo Fantasma y los del tipo Psíquico no nos llevamos bien con ellos. Aunque hay un problema, la alarma ha sido activada, así que yo saldría corriendo de la ciudad antes de que venga la policía.

-Muchas gracias, Mewstic. Cuando volvamos te devolveremos el favor.

Yo no dije nada en todo el rato. Cualquier cosa que dijese podría volverse en mi contra, así que era mejor así. Lo único que salió de mi era un «muchas gracias» mientras pasábamos la puerta. Klefki me volvió a poner la manta encima y nos pusimos a correr hacia el bosque. Cuando estábamos a punto de llegar, un Pokémon se puso en medio. Supuse que se trataba de Spinarak, posiblemente del clan Muk, ya que en el suelo pude ver unas cuantas telarañas.

-¿Qué llevas debajo de la manta? Es muy sospechoso, y más aún cuando la alarma se ha puesto a sonar cerca de tu casa. Quizá debería capturaros a los 2.

-¡Truco defensa!

-¡¿Como?!

-¿Y ese cambio de cara? Que pasa, ¿que si no puedes usar Telaraña no sabes que hacer? ¡Corre!

No fue muy difícil escapar de Spinarak. Él sabía que sin Telaraña tenía las de perder contra dos Pokémon, así que nos dejó pasar. Llegamos al bosque a salvo gracias a Klefki. Me quitó la manta. Yo seguía agotado y no sabía realmente lo que íbamos a hacer.

-Bueno, ya que estamos a salvo podríamos poner un nombre a nuestro clan, ¿no? Podríamos llamarnos los derrochadores. -dijo Klefki animado.

-Bueno, eso de ponernos un nombre para el grupo no lo veo tan necesario como encontrar un sitio donde pasar la noche.

-Bueno, podemos ir hablándolo mientras caminamos.

-¿Adónde vamos?

-Vamos a las montañas nevadas a buscar a un amigo mío que nos puede ayudar en esto de los ataques de vandalismo.

-Vale, pues andando, a ver si nos encontramos algo por el camino.

-Vale. Pues lo que iba diciendo, ¿que te parece ese nombre? Podríamos también llamarnos de una manera distinta como lo hacen Mewstic y Mowstic. Yo podría llamarme Klef y tu Chandel.

-Puestos a llamarnos diferentes, yo prefiero llamarme Chan. Y yo te llamaría a ti Key. Y al grupo lo podemos llamar los esperanzadores, si es necesario un nombre. Y pienso ser inflexible, así que si ya está decidido, dejemos el tema.

No estaba de humor para hablar de esas cosas, pero realmente me gustaban esos nombres para haberlos escogido tan rápido, aún así lo veía una tontería. Estábamos de camino a las montañas nevadas y no tengo ni idea de lo que nos podíamos encontrar. He vivido toda mi vida en esa ciudad, no tenía ganas de alejarme de ella. Estaba triste, pero Klefki me ha dicho que había una posibilidad de volver a como estaba en el pasado y, a la vez, salvar a la ciudad. Era la única esperanza que tenía, así que me iba aferrar a ella... de momento.
0 0
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.