AJ-MasterLeaf

Desconectado desde 25/12/2017 17:57

Blogocio

Blogocio

Facción principal juegosadn.eleconomista.es

AJ-MasterLeaf

5
21
2
5
0

Fecha de alta: 29/02/2012

Sexo: Hombre

Edad: 24 años

Frase provisional hasta...¿A quien quiero engañar?¡Hasta que me acuerde!
11 33 0
194 14 14
Actividad reciente de AJ-MasterLeaf
Universal
Universal 14/01/18 18:37:50
03

Ha publicado una respuesta en el tema [Fan-Manga] Yugioh! La Invasión de la Reina Cleopatra (04/???)

@marina @artemisa16 @AJ-MasterLeaf Ya llega el cuarto capítulo Yugioh: La Invasión de la Reina Cleopatra.

Capítulo 4:
Spoiler

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario


Cartas Capítulo 4:
Spoiler
Imagen subida por el usuario
Alternative Art

Imagen subida por el usuario
Retrain Version


Tambien quería comentar, que a lo mejor a veces he dibujado alguna carta más o menos en la mano de las que pueden tener realmente. Cuando escribí el duelo sí me apunté las cartas que tienen en cada momento y eso, pero como ya no sé donde está apuntado, para dibujarlo me daba pereza volver a contar contar. Así que el numero de cartas que se usan es correcto, pero al estar dibujad puede que no siempre se corresponda.

AVISO: Por desgracias, el manga de la Invasión de la Reina Cleopatra quedará pausado dos o tres meses, ya que estaré ocupado por asuntos de la unviersidad. Así que calculo que el quinto capítulo, hasta abril, nada de nada. Justo ahora que ya estaban con el duelo XD Pues eso, unos meses parado y luego Cleopatra volverá
0 3
AJ-MasterLeaf
AJ-MasterLeaf 25/12/17 16:00:47
11

Ha publicado una respuesta en el tema [Fan-Manga] Yugioh! La Invasión de la Reina Cleopatra (04/???)

Bueno. Pues en este capitulo comienza la acción. Primero con la presentación de Cleopatra y su plan a nuestros protagonistas y con los duelos entre Yume y Cleopatra, mientras que por otro lado tenemos a Kaiyu vs Crad y Geto(que, probablemente por la influencia Cleopatril parecen muchos más hábiles) Veremos en que quedan y si Yume puede contener a Cleopatra mientras Kaiyu llega. Quizás el comentario es un poco corto pero es que tampoco doy para más ahora mismo XD

PD: ¿Ancient Ogre y Mummy in the Pyramid son invención tuya? Ancient Ogre no me suena de nada(y en Yugiwikia no sale tampoco) y aunque el "artwork" de la momia me suena muchísimo tampoco puedo encontrarla

Poco más que decir. Hasta la próxima:562:
1 1
AJ-MasterLeaf
AJ-MasterLeaf > 0Wish 25/12/17 17:57:15
00
@0Wish Nuevo capitulo. No te avisé algún otro por algo que(equivocado o no) percibí. Aquí te lo dejo por si tienes tiempo y/o ganas de seguir con el

Feliz Navidad ya que estamos XD
0 0
AJ-MasterLeaf
AJ-MasterLeaf 25/12/17 17:53:19
00

Ha publicado una respuesta en el tema POKEMON: Path to Glory

CAPITULO 33: HOENN

Pocos territorios consiguen transmitir esa sensación de naturaleza como la región de Hoenn, solo el tropical archipiélago de Alola podría superarla en ese aspecto. Quizás esa sensación de naturaleza en un estado tan puro era el hecho de ser islas…aunque en cierto sentido todas las regiones son islas independientemente de que se perciban como tal. Quizás fuera por el vasto desierto que la región albergaba o quizás fuera por los bosques tropicales que también contenía lo que ayudaba a transmitir esa sensación de naturaleza antes mencionada.

Ciertamente una región con mucho que ver, Ciudad Petalia por ejemplo la ciudad donde “Las personas viven en armonía con la naturaleza” una ciudad de no excesivo tamaño pero que albergaba un gimnasio pokemon con su correspondiente medalla, estaba relativamente cerca de Villa Raíz, sede del principal laboratorio pokemon de la región. Y a tampoco demasiada distancia, pasando el Bosque de Petalia, se encontraba Ciudad Férrica la cual era sede de otro gimnasio. No solo eso, dado su cercanía con el mar podía verse como los Wingull que pescaban cerca de este se cruzaban en sus vuelos con los Taillow que habitaban en el dicho bosque.

Sin embargo, cierta chica no podría disfrutar de todas esas vistas. Estaba enfrentándose al que ya era su primer y también más peligroso adversario…

-A ver-se dijo la rubia apartando ligeramente el cabello de su cara mientras fijaba sus ojos en un gran motón de papeles con muchos huecos ya rellenos por ella misma.

“Nombre completo: Angélica Sparks, Lugar de nacimiento: Ciudad Verde(Kanto), Lugar de residencia habitual: Ciudad Verde(Kanto), Numero de Pokemon en posesión: dos, edad:15 años, Nivel de estudios completado: Educación primaria obligatoria, estado civil: Soltera, talla de ropa interior: La que me compra mi madre, ¿Yu-gi-oh o Cartas Magic?: Yu-gi-oh ¿Sabor Favorito?: Frutas del bosque ¿Tiene intención de atentar contra el presidente de la República de Hoenn? De momento no ¿Chorizo o morcilla?:Chorizo, Esta usted satisfecho/a con su operadora telefónica: Nadie está contento con su operadora telefónica ¿dos más dos?: cuatro. ¿dos y dos?: veintidós.

-Creo que ya está casi todo-dijo Angie- ¡Huy, casi se me olvida! -se percató que aún faltaban algunos datos por complementar, cosa que hizo de inmediato rellenándolos con el nombre de sus padres y también con su propio número de identidad.

-Pues ya estamos-dijo la de Ciudad Verde-Vamos.

Angie caminó por ese edificio tan conocido como útil que era un Centro Pokemon, bastante igual que el de las otras dos regiones que ella ya había tenido oportunidad de visitar y así como en cualquier cementerio no pueden faltar tumbas en un centro Pokemon no podía faltar su correspondiente y clónica enfermera Joy.

- ¿A que ha venido la comparación con los cementerios?
-Perdona ¿De qué hablas? -dijo la enfermera pelo rosa.
-Ah, nada-respondió la rubia-hablaba con el narrador, pero traigo esto-añadió entregando los papeles que ella acaba de rellenar.
- ¿Narrador? -miró en silencio la enfermera con escepticismo para luego revisar los formularios entregados por Angie-Parece en orden-se limitó a decir.

La enfermera “desapareció” momentáneamente bajo el mostrador para reaparecer con un grueso manual de instrucciones y aquello que Angie deseaba, un rectángulo, si bien sus vértices eran estilizados y redondeados, de un rojo metalizado, aunque era mucho más: La Pokedex.

- ¿Por qué no has seguido el procedimiento habitual de obtener la pokedex de un profesor pokemon? -preguntó la sanitaria-También podrías haber conseguido un pokemon inicial.
-No me parecía correcto hacerlo cuando ya tengo dos pokemon-respondió con honradez Angie.
-Que chica tan estupi… ¡tan estupenda! No aprovecharte de un fallo del sistema y darme a mi más trabajo…estupendo.
- ¿Eso que se marca en su frente es una vena debido al enfado reprimido? -preguntó Angie.
-Coge las cosas y vete…-acertó a decir la mujer de cabello rosa.

Angie cogió las cosas y metió su Pokedex y su pesado manual y los metió en su mochila, de un austero y apagado gris, en contraste con sus ropas: Una sudadera de un vivido amarillo con una capucha que vagamente se asemejaba a la cabeza de un Pikachu y unos pantalones de un azul celeste, aparentemente bastante cómodos

La luz del sol incidió sobre Angie, cegándola momentáneamente debido al contraste con la luz que había en el interior del edificio, cuando recupero el sentido de la vista pudo ver que pese a ser una ciudad esta, o al menos esa zona, tenía caminos de tierra franqueados de verdor, verdor al que contribuían dos estanques, bastantes grandes, ubicados en ambos extremos de la urbe…Nada que ella no hubiera visto en su primera internada en la ciudad del camino al centro pokemon.

Sin mayor dilación la rubia de Kanto puso rumbo al norte de la ciudad, a un edificio claramente reconocible en cualquier región. Un edificio no especialmente grande pero solo su “GYM” ubicado en la fachada transmitía todo lo necesario sin necesidad de un mayor tamaño o una extravagante fachada.

La chica se acercó a la puerta corredera al ver un papel colgado en la misma en la que se podía leer “El Líder de Gimnasio no esta disponible, disculpe las molestias.”

- ¡Vaya...! -expresó algo decepcionada la oriunda de Ciudad Verde.
- ¡Oh no! -expresó una voz a su lado, mucho más abatida.

Angie miró a quien había lanzado esa queja, era un chico joven, visiblemente más joven que ella y también algo más bajito, vestía con una prenda superior, de un tono a caballo entre el gris y el azul, de manga larga mientras y con unos pantalones de color mezcla, colores apocados como el marrón de su mariconera, no tanto como el llamativo verde, por mucho que no fuera una tonalidad brillante o estridente, de su cabello.

- ¿Tú también querías combatir contra el líder de gimnasio? -preguntó Angie.
- ¿Qué?¡Oh cielos no! -dijo de repente, como si lo de retar a un líder de gimnasio fuera una utopía irrealizable-Pero me había prometido ayudarme a capturar a mi primer pokemon.
-Tu primer pokemon…-repitió Angie.

Quizás un torbellino de imágenes apilándose en su rubia cabeza, todas ellas sobre el momento en el que conoció a su Pikachu, entonces una Pichu, quizás fuera solidaridad entre la entrenadora, primeriza, que ya era y este joven que también quería serlo, o quizás simplemente empatía humana.

¿Quieres que te ayude? -preguntó la chica de la coleta.

Los ojos azules del peliverde parecieron volverse mucho más vividos y brillantes repentinamente, casi como si estuviera a punto a romper a llorar de pura felicidad.

-Muchas gracias-alcanzó a decir-Me llamo Blasco.
-Yo me llamo Angie.

El par de chicos caminaron hacia la ruta 102, al oeste de Ciudad Petalia, un camino entre lo que antes eran densos bosques y salpicado por pequeñas elevaciones del terreno, además de una pequeña charca cerca en el extremo oriental de la ruta, ciertamente un sendero muy propicio para que aparecieran diversos pokemon.

- ¿Goon?
- ¿Te gusta? -preguntó Angie.
-No, bueno sí…pero no sé-dijo el peliverde.
-Entendido-dijo Angie.
- ¡Kaaaaaaans! -siseó el ofidio espantando al Zigzagoon

-Perdón por las molestias-dijo Blasco-No debería ser tan quisquilloso, pero siempre pensé que mi primer pokemon sería algo especial.
-Creo que te entiendo-dijo Angie-De todos modos, debería poner en funcionamiento la pokedex, así al menos sabría algo de estos nuevos pokemon-dijo Angie accionando, por primera vez, el artefacto.

-Comproben manualen de instruccionen para correcten funcionen-emitió el artilugio

Es poco probable que ese sonido en alemán inventado fuera el responsable, pero entre los arbustos y matorrales de la ruta apareció una nueva criatura, una muy distinta a las vistas anteriormente en el mismo lugar.

Era una criatura pequeña y aparentemente muy liviana, de forma esférica pero irregular, su cuerpo era de color blanco como el algodón, de hecho, su blanco cuerpo parecía estar protegido por dos “parches” de algodón más verdoso en la parte de arriba y de abajo. Finalmente, su cuerpo estaba remachado por dos hojas, parecidas a orejas, verdes y unos ojos redondeados y naranjas.

- ¡Cooootone! -río ese pokemon.

-¿Y ese Pokemon?-preguntó Angie a su utensilio.

-Waumboll: Pokemen Pflanze.
-Sera una broma…-dijo Angie mirando de nuevo a su Pokedex.
-¡Heil Salchichen!
- ¡Neeeeeeeee! -volvió a reírse el pokemon del tipo planta
-De todos modos-dijo la rubia mientras apagaba la pokedex- ¿Qué te parece, Blasco?
-Pues…-volvió a dudar el peliverde.
-A mi si me gusta-dijo Angie mientras cogía una Pokeball vacía, lo que solo podía significar una cosa.

Igual era por la visión de verse a sí misma atrapada en una pokeball o quizás fue por que la pokedex dejó de escupir palabros en un macarrónico alemán, pero la pokemon bolalgodón salió huyendo entre los matorrales por los que había surgido.

- ¡Vamos tras ella Ekans! -apremió Angie.

Ni cortos ni perezosos Angie y su morado reptil cumplieron su palabra y salieron detrás del pokemon, dejando solo a Blasco.

-Supongo que era mucho pedir-suspiró el chico de clara tez sentándose sobre el verde tapete vegetal-supongo que tener un pokemon y poder caminar junto a él es demasiado para mí.

Con la triste elegancia del que ha sido decepcionado muchas veces Blasco hurgó en su bolso para encontrar un pequeño envoltorio que contenía tres galletas. Lo abrió y volvió a guardar el embalaje para poder tirarlo donde correspondiera.

-Pensaba que sería más fácil, que cuando viera al que sería mi primer pokemon sentiría algo especial, pero de momento no me ha pasado ¿Sera de verdad que no estoy hecho para tener un pokemon? -dijo-Estas galletas de chocolate cada vez son menos dulces-cambió de tema, cuando ya se había comido dos.

-Aaalst-se alcanzó al oír un débil quejido.

Blasco giró la cabeza hacia el origen de ese sonido. Y es que sin el percatarse una pequeña, además de aparentemente malherida, criatura se había acercado hasta el: Era una criatura pequeña y de piel blanca parecida una sábana, una sábana algo sucia y salpicada de varios raspones y manchas. Su cabeza estaba cubierta por un extraño casco verde que a su vez estaba “atravesado” por un cuerno rojo, más prominente por la parte trasera que la delantera. Finalmente, el pokemon no parecía contar con pies, y si los había parecían estar ocultos entre esa sabana-piel que llevaba, pero si con dos finas y delgadas manitas.

- ¿E-Estas bien? ¿Quieres esto? -preguntó refiriéndose a la galleta, viendo como trataba de alcanzarlas con sus manitas.

Blasco sin duda alguna le alcanzó el dulce, pudiendo, debido a que el pokemon había alzado ligeramente la cabeza, que ocultos tras ese casco-peinado verde había unos vivaces pero cansados ojos sonrosados. Unos ojos que parecían hablarle directamente a una parte muy profunda de él. Una conversación en la que se estaban hablando de muchos temas pese a que el único sonido era el roer del cansado pokemon.

El pokemon acabó de comer y lejos de huir ahora que estaba levemente revitalizado decidió encaramarse al cuerpo de Blasco, tratando de buscar refugio en su regazo.

- ¿Estas huyendo de alguien? -le preguntó Blasco.

Su respuesta vendría dada de inmediato cuando entre los arbustos aparecieran, con gesto poco amigable, tres pequeños canes de pelaje gris sucio, amén de algo revuelto, en su mayoría, si bien otras zonas como las patas y la cara estaban revestidas de un pellejo más oscuro. Finalmente, sus orejas puntiagudas y el colmillo inferior que asomaba de sus bocas, estando estas cerradas, daban una vaga idea de su naturaleza cazadora.

-Pooooch-gruñeron los canes que comenzaron a rodear a Blasco y a su nuevo acompañante.

-Tranquilo-dijo el de pelo verde-Yo..Yo te protegeré.

Esas habían sido sus palabras, además de su intención, pero el tamborilear de sus rodillas y dientes demostraba que estaba tan asustado como el pequeño pokemon psíquico.

- ¡Poooch! -ladró finalmente uno de los tres pokemon lanzándose hacia el

Blasco se giró, dando la espalda a los atacantes, y adoptó una posición fetal para resguardarse él y el pokemon, pero quedando ambos con una nula capacidad de contractar. y de casi nula huida.

Para su sorpresa lo que pudo escuchar a continuación fue un aullido de dolor, por parte de uno de los Poochyena, así como un penetrante siseo.

-Ekaaaansssss-siseó el ofidio, mordiendo el lomo del can para luego arrojarlo hacia sus compañeros.

Los otros Poochyenas no se amedrentaron demasiado volviendo a lanzarse sobre Blasco.

-¡Puuuuch!-aulló uno de los dos restantes al ser su ataque frenado por una descarga eléctrica.

- ¡Piiiika! -expresó la eléctrica roedora erizando su cola, acabada en un corazón, mientras situaba junto a la culebra morada.

Finalmente, el último pokemon de tipo siniestro continúo su avance a la par que sus dientes comezaban a adquirir un blanco fulgor. Fulgor que ahora tenía muchos más motivos para emplear.

Este ataque también fue frustrado y repelido, en este caso por una rosácea brisa que impactó en el can.

- ¡Cotooone! -expresó el pokemon planta flotante.
-Parece que hemos llegado a tiempo-comentó Angie.

Una intimidante mirada de Ekans bastó para que los tres canes huyeran de vuelta por donde habían venido- Ahora toda la atención estaba centrada en el pokemon del “casco” verde.

-Muchas gracias Angie-suspiró Blasco- ¡Pero ahora tenemos que llevar a este pokemon al Centro Pokemon!

No tardaron mucho en llegar al edificio sanitario y rápidamente el pokemon psíquico fue tratado por los empleados de susodicho inmueble. Mientras, en la sala de espera…

-Siento haberte dejado solo-se disculpó Angie.
-Bueno, no pasa nada-dijo Blasco, que no podía evitar mirar la puerta por la que había sido ingresado el pokemon blanco-Al final has capturado a ese pokemon-apuntó el de Ciudad Petalia.

Angie miró a como el Cottonee flotaba, carcajeándose, sobre una sonriente Pikachu y un Ekans, más calmado, enroscado.

-Cuando lo vi sentí que era para mí-comentó la rubia-Es extraño…pero fue así-añadió- ¡Además he conseguido configurar bien la pokedex!

-Cottone, pokemon Bolalgodón: Despide motas de algodón cuando lo atacan para confundir a los enemigos, se deja llevar por las ráfagas de viento-informó el mecánico artefacto.

-Has conseguido ponerla en español-se dio cuenta Blasco.
-Sip-dijo Angie mientras sacaba de su mochila el grueso manual de instrucciones-fue muy fácil una vez encontré que las instrucciones en español estaban entre las instrucciones en esperanto y etrusco.

Un leve pitido sonó en la sala. La señal de que, fuera lo que fuera, habían hecho con el pokemon herido había acabo. De inmediato sendos dos se aproximaron hacia la puerta correspondiente, así no tardaría mucho en salir el pokemon, visiblemente restablecido, en una pequeña camilla

-Ralts, pokemon Sensible: Ralts percibe las sensaciones de la gente, no es común que aparezca en público.

-Esto…hola-dijo Blasco al ver al pokemon, el chico peliverde estaba contento también algo cortado.
-Raaaalst-expresó el pokemon psíquico mirando al chico, probablemente con sensaciones similares.
-Esto…-comenzó el peliverde-Te gustaría…
- ¡Por amor de todos los demonios de los eriales del inferno! -interrumpió la enfermera Joy- ¡Es obvio lo que va a pasar! Tu capturaras al pokemon y tú, siniestra niña rubia, harás un comentario que afecté a la cuarta pared ¡Pues te jodes, soy yo quien ha hecho ese comentario! No es necesario ralentizar la regulera trama para esto, ¡Iros de una vez para que aparezca el otro chiflado y pueda empezar el festival de chistes malos y de bromas levemente sexuales metidas con calzador!
-Acabo de acordarme-dijo Angie- ¿No debería haberme dado Pokeballs cuando me entregó la Pokedex?

La enfermera hizo un grosero gesto con su dedo y arrojó una pokeball al del pelo verde, luego se fue perjurando en arameo y demás lenguas muertas.

-Hacer que dos de cada tres personajes estén locos no es modo de hacer que esto funcione-pensó Angie.

Ajeno a las disquisiciones de la rubia, Blasco continuó junto al pokemon psíquico.

-¿Te gustaría venir conmigo Ralts?

El pokemon psíquico no tardó en responder afirmativamente y en un par de segundos estaba dentro de la capsula que sería su segundo hogar. Quedaba así formalizada la ancestral relación entre humano y pokemon, quizás con otros nombres, quizás con otros propósitos, pero nadie podía dudar de ese milenario lazo, en las derrotas y en las victorias, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y la po…

- ¡Narrador! -dijo Angie-Corta, que tenemos que avanzar.

Mientras la enfermera Joy lanzó una Chansey a la cara de un pobre tipo que se le ocurrió cuestionar su sospechoso parecido nuestro par continuó hacia el oeste, rápidamente dejaron la ciudad atrás mientras que sus pulmones y mente fueron llenados a partes iguales por el salitre del mar y el frescor del bosque Petalia. No habían reparado que habían entrado en la masa forestal, no hasta que vieron a los Wurmple ocultándose de los Taillow y sus ruidosos trinos, de los lentos y perezosos movimientos de los Slakoth o a los tímidos Shroomish que al oír el pisar de la hierba huían raudos a protegerse en los arboles caídos y podridos que eran su hogar.

- ¿Entonces vas a casa de tus tíos? -preguntó Angie.
-Sí-respondió el del pelo verde-Mis tíos viven en Pueblo Verdegal y ellos y mis padres creen que será bueno para mí ir allí, Por eso tenía tanto interés en tener un pokemon.

Angie se limitó a no decir nada y a fijarse en le caminar de Blasco, pese a que este no decía nada su postura corporal y sonrisa, tímida pero imborrable, mostraban que ahora mismo estaba en una auténtica nube.

Ella era una entrenadora principiante, pese a ello sus andanzas en Kanto y Johto, amén de su mayor edad, la hacían de una experiencia, como entrenadora y también vital, que el chico de Petalia no tenía. Una experiencia que le hacía disfrutar de ver a los demás experimentando lo que ella ya había vivido.

No debería ser demasiado tarde, pero las copas de los árboles y la cercanía de estas formaban un tupido y elevado manto vegetal que limitaba el paso del sol, con la obvia oscuridad que eso provocaba.
- ¡Soooocoooorro!

Saliendo de las entrañas del mismo bosque apareció un pálido y delgado individuo vistiendo una bata tan blanca como su piel y portando un maletín junto a él.

- ¡Gracias a Dios! -dijo el hombre al ver a los niños-Ayudadme niños, ayudadme a mí, un individuo claramente adulto, de algo que me supera pero que vosotros claramente sabréis manejar.
- ¿Ayudar a qué?

- ¡Tú, vuelve aquí!

De donde había surgido el pálido científico apareció alguien muy distinto: Era un hombre moderadamente joven que vestía con una especie de uniforme de color aguamarina, uniforme que todo sea dicho presentaba varias rajas o roturas, principalmente en el pecho y alguna que otra de menor tamaño en las rodillas, En contraste con su ropa su corto cabello castaño era lustroso y aparentemente bien cuidado, como también lo era el delicado, y algo risible, bigote que describía unas cuidadas curvas.

- ¡Cielos, niños ayudadme!

El científico, en lo que parecía ser una exagerada y sobreactuada reacción, se ocultó detrás de los niños, pero tal era su altura que debía hacer con su cuerpo una grotesca curva para poder permanecer escondido.

- ¡No te valdrá de nada esconderte detrás de dos niños! -dijo el hombre mientras se atusaba el bigote

A sus palabras le siguieron el acto de arrojar dos pokeballs de las cual surgio la misma especie, especie no demasiado intimidante: Un insecto claramente volador como ilustraban sus coloridas alas y enanas, además de redondeadas, extremidades, más grandes eran sus ojos de iris de un relajante azul y vividas pupilas negras. Los insectos también contaban con sus antenas de color negro y con un llamativo probóscide, presumiblemente para libar néctar.

-¡Biiiiiiu!
-¡Flaaaai!

-¡Son Beautifly!-se espantó el hombre, agarrando con fuerza los hombros de Blasco para luego volver a acacharse describiendo una fea joroba.

-Beautifly, pokemon mariposa: Los dibujos de sus coloridas alas son muy particulares. Liba néctar con su fina trompa-informó la pokedex

-Estoy en un bosque que no conozco, con alguien que acabó de conocer y con dos tipos extraños que han salido de la nada ¡Es justo como imagine mi primer combate como entrenadora oficial! -dijo Angie ilusionada mientras ya materializaba a Ekans y Pikachu.

-Vamos Angie-animó Blasco.
-¡Estoy seguro que esto será fácil!-dijo la rubia levantando el pulgar.
-Los Beautifly son pokemon agresivos, atacan clavando a sus afiladas bocas para sorber los fluidos vitales-continuó la pokedex
-Eso lo podías haber dicho antes-murmuró la rubia mientras ponía la pokedex a buen recaudo- ¡Ekans, Picotazo Venenoso!

El ofidio apuntó a una de las mariposas y rápidamente arrojó la lluvia de violáceos alfileres impreganados de veneno.

-Necesitaras algo más para tocarnos-dijo el adversario- ¡Tornado!

Sendos lepidópteros aletearon sus vistosas y coloridas alas levantando una fuerte brisa que no solo repelió el ataque de tipo veneno, sino que fue capaz de casi devolverlo.

- ¡Pikachu Impactrueno! Ekans continua con Picotazo Venenoso! -pidió la chica de Kanto.
-Protección-respondió el ladrón.

Los pokemon de Angie volvieron a atacar, la roedora con una descarga eléctrica de moderada intensidad, el ofidio con el aluvión de tóxicas agujas, ambos ataques fueron bloqueadas por la semiesfera verde que uno de los pokemon de tipo bicho generó tanto para su protección y su compañero, que estaba cargando un ataque mucho más poderoso.

- ¡Es el momento!¡Rayo Solar! -exclamó el dueño de los lepidópteros

Al suelo del bosque usualmente llegaba poca luz, lo que ralentizó la ejecución del poderoso ataque tipo planta, pero hacía que la silueta de Beautifly, bañado por la luz del astro rey, resaltara mucho más. Así fue perfectamente visible cuando lanzó el poderoso haz de luz hacia sus dos oponentes. Así el torrente luminoso avanzó ferozmente incluso quemando parte de la hierba del bosque, imparable para los pokemon de Angie. Y cegador para todos los presentes.

- ¡Pooool!

Cuando todos los presentes recuperaron la visión pudieron ver la marca del Rayo Solar en forma de una gran quemadura en la hierba, amén de otras menores en los troncos de los árboles, pero principalmente pudieron ver como Ekans y Pikachu habían sido apartados de la trayectoria por un anfibio de color azul oscuro con una espiral en su abdomen

- ¡Muajajajaja!

Se oyó un ruido de algo moviéndose, algunas hojas cayeron, acto seguido un extraño ser descendió de las copas de los árboles, acompañado de un Grimer

Era verdaderamente un humano extraño, de estatura mediana, vestía con una camiseta azul que a su vez llevaba pegada un papel blanco con una espiral negra. Unos pantalones color mezclilla y lo más raro. Unas medias femeninas de color negro con dos agujeros para los ojos, de tal forma que servían de antifaz, pero también lo bastante largas como para hacer de cinta alrededor de su cabeza.

-Para proteger al mundo de la procrastinación
-¡Graaaaai!
-Para extender nuestro mensaje de “Beach and Love”
-¡Poooooli!
-Para luchar contra la ropa interior de más de un color
-¡Graaai!-
-Para defender la sencillez del pan con jamón.
-¡Pooooli!
- ¡Soy la ola incontenible que limpia la maldad!¡Soy el Capitán Poli!

Angie no pudo evitar mirar al sujeto que se acababa de presentar, además de evitarles a sus pokemon un poderoso ataque, había algo en el que le resultaba familiar…

-Tú…tú eres Tim
0 0
Universal
Universal 17/12/17 19:55:26
13

Ha publicado una respuesta en el tema [Fan-Manga] Yugioh! La Invasión de la Reina Cleopatra (04/???)

@marina @artemisa16 @AJ-MasterLeaf Ya llega el tercer capítulo Yugioh: La Invasión de la Reina Cleopatra.

Masterleaf, no me había llegado la notificación de tu mensaje, así que te respondo ahora (de todas formas culpa mia por no haberlo revisado 😅). Bueno, para mi Aniwa no se parece tanto a Bakura, quizá solo por el pelo, pero si es verdad que me lo dicen XD De hecho con el prota de Ishi-ken (el fan manga que he ido haciendo estos ultimos años) un amigo mio tambien me lo decía, y hay un chiste sobre eso en el primer capítulo.

Setra está para romper la tensión, y de paso darle conversación a Cleopatra. La forma de hablar de Cleopatra tambien me gusta bastante a mí. En este capítulo ya empiezan los duelos, pero más hacia el final.

Sobre Universal Elf, el dibujo que tenía de ella originalmente (que era a Paint) no se parecía tanto al elfo místico (holy elf en japonés), pero ya que iba a darle nueva versión y es un Elf, la hice más aparecida a la de Yugi.

Un par de personajes más que aparecieron en el capítulo anterior para que se os queden los nombres y eso:
Aniwa:
Spoiler
Imagen subida por el usuario


Tetsuya:
Spoiler
Imagen subida por el usuario


Antes de poner el nuevo capítulo, explicación básica de como se realizan los duelos:
Spoiler
-Ambos jugadores empiezan con 4000 puntos de vida (8000 de la vida real). Cuando la vida de un jugador llega a cero, éste pierde.

-Hay tres tipos de cartas básicas: Cartas de monstruos (entre los que los hay normales, de efecto, de ritual, de fusión, de sincronía, Xyz, pendulums y Links, aunque olvidaos de los últimos para este manga), Cartas Mágicas (normales, de equipo, de campo, continuas, de ritual y de juego rápido) y Cartas trampa (normales, continuas y de contra efecto)

-Los monstruos tienen sus estadísticas de ataque y defensa. Si un monstruo batalla contra otro monstruo, si el otro tiene en valor de ataque o de defensa más bajo (dependiendo de la posición en la que esté), el más débil es destruido. Si están empatados, si ambos estaban en ataque, ambos son destruidos, pero si uno de ellos está en defensa, ninguno es destruido. El daño infligido al jugador se aplica en función de la diferencia entre los ataques de ambos monstruos cuando batallan. Por ejemplo, si el Dragón Blanco de Ojos Azules de Kaiba (ATK 3000), ataca a al Mago Oscuro de Yugi (ATK 2500/DEF 2100), la diferencia es de 500, por lo que Yugi recibiría 500 puntos de daño de batalla. en cambio, un monstruo en defensa no recibe daño de batalla. Si el Dragón Blanco de Ojos Azules de Kaiba (ATK 3000), ataca a al Mago Oscuro de Yugi en posición de defensa(ATK 2500/DEF 2100), éste seria destruido pero yugi no recibiría daño. Aunque hay algunos monstruos que tiene la habilidad de causar daño a monstruos defensivos. Si el oponente no tiene monstruos, puedes atacarle directamente con los tuyos, en ese caso, el daño que recibe es igual al del ataque de tus monstruos (Yugi recibiría 3000 de daño de un ataque direct del dragón Blanco de ojos Azules). Aparte, se le puede causar daño al jugador mediante efectos de cartas.

-Solo puedes invocar de modo normal 1 monstruo por turno. Los monstruos de nivel 5 y 6 requieren un sacrificar otro monstruo para invocar, y los de nivel 7 o mayor, requieren dos sacrificios. Sin embargo, no hay limites a las invocaciones especiales que se pueden realizar en un turno. Estas invocaciones se llevan a cabo mediante efectos de cartas, o en las invocaciones de sincronía o Xyz. De la misma forma, puedes activar tantas cartas mágicas y trampa como quieras por turno. Las cartas trampa deben colocarse primero, y el turno en que se colocan no pueden activarse.

-Los turnos y las fases.
Imagen subida por el usuario
-En la Draw Phase robas 1 carta.
-En la Standby Phase se activan ciertos efectos de algunas cartas
-En la Main Phase puedes invocar monstruos y jugar tus cartas mágicas y trampa.
-En la Battle Phase es cuando mandas a atacar a tus monstruos. Ciertos efectos de monstruos, las cartas mágicas de juego rápido y las trampas pueden activarse.
-Main Phase II. Va despues de la batalla. Si no invocaste de modo normal este turno aun, puedes hacerlo ahora. Tambien puedes continuar jugando tus cartas mágicas y trampa.
-End Phase. Si hay algunn efecto que se active en este momento, se lleva a cabo, y despues le toca al oponente.

-Campo de juego:
Imagen subida por el usuario
Vemos la zona del deck, el cementerio (donde van las cartas tras usarse o ser destruidas), la cantidad de monstruos y cartas magicas/trampa que nos caben, y el deck de fusión (extra deck a dia de hoy) donde van las fusiones, synchros, xyz, etc.
Las invocaciones de fusión se realizan normalmente usando una carta mágica para fusionar monstruos, aunque hay algunos monstruos como las Bestias Gladiador que pueden fusionarse sin carta mágica.
Para invocar un monstruo synchro, debes tener un monstruo Tuner y combinarlo con otros monstruos en tu campo. Mandas esos monstruos al cementerio e invocas un synchro de tu extra deck cuyo nivel sea igual a la suma de los monstruos usados.
Para invocar un Xyz, simplemente usas monstruos del mismo nivel. Apilas por ejemplo dos monstruos de nivel 4, y pones encima de ellos un Xyz de Rango 4.

-Velocidades de activaciones de efectos. Las cartas más lentas son los efectos de monstruos, y las cartas magicas. De forma normal no pueden activarse en la fase de batalla. Luego está la velocidad 2, que son las trampas, las cartas mágicas de juego rápido, y los efectos rápidos de monstruos. de monstruos. Estos efectos pueden activarse en cualquier momento si se cumple su condición. Y luego están las cartas trampa de contraefecto, de velocidad 3, son las más rápidas de todos y se suelen activar en respuesta a efectos de tu oponente. Solo se puede responder a una trampa de contraefecto con otra trampa de contra efecto. Cuando se encadenan efectos de cartas, se resuelve primero el efecto de la ultima en activarse.

Bueno, diría que esto es lo básico. De todas formas, si visteis la serie normal, más o menos ya sabréis como funciona.


Y ahora ya, el tercer capítulo.

Capítulo 3:
Spoiler
Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario

Imagen subida por el usuario


Cartas Capítulo 3:
Spoiler
Imagen subida por el usuario
Alternative Art

Imagen subida por el usuario
Retrain version
1 3
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.