Gremio PokéMaster
Gremio PokéMaster 3273miembros

gremio

Gremio PokéMaster

Regístrate para entrar
Estás en: RedAdn > Gremios > Gremio PokéMaster > Foro > [FANFIC MEGAMISTERIOSO] Ascuas

Foros

[FANFIC MEGAMISTERIOSO] Ascuas

GreeneyedWolfGreeneyedWolf

# Fecha de alta: 07/01/2016

# Edad: 23 años

25 22 23 0
Aviso: Este fic contiene escenas violentas no aptas para lectores de corta edad.

ASCUAS


Capítulo 1. Ceniza

Spoiler
Días, horas, minutos, segundos, "¿cuántos de ellos habrían transcurrido desde la última vez que los rayos del sol acariciaron mi piel?" pensé, lanzando dicha pregunta al aire, pero obteniendo una vez más, nada más que silencio por respuesta, un silencio que se había convertido en mi único compañero de viaje desde el momento en el que entré en aquel pétreo laberinto y que tan solo se veía roto por el débil eco de mis propias pisadas, resonando entre los lejanos muros de las cavernas. Caminé, de forma lenta y constante, como había hecho desde que emprendí el viaje que me llevaría a atravesar las galerías sin fin que me envolvían con la densa oscuridad que retrocedía ante las llamas de mi ígnea melena, mas permaneciendo siempre receloso de sus frías paredes, dejándome guiar por mi desconfiado instinto y repitiéndome reiteradas veces a mí mismo que no debía detenerme en aquel lugar, desconociendo los posibles peligros que podría este albergar. Cualquier mapa cartografiado por un pokémon con un mínimo de cultura se referiría a esta zona como la Cordillera de Obsidiana, nombre que hacía referencia al mineral que podía encontrarse en abundantes cantidades en la larga hilera de montañas que aislaban el lugar del que provenía, el cual ostentaba un nombre similar, sin embargo, los lugareño habían otorgado un "título" más ominoso a la formación montañosa que ahora recorría: "la montaña muerta", un apelativo que tenía su origen en el rumor de que bajo sus laderas existía un infinito laberinto de oscuros túneles en los que no había rastro alguno de vida, y es que, quien quiera que se adentrara en ellos jamás regresaba; yo por supuesto desconfiaba de tales supersticiones pues, si nadie regresaba se debía sencillamente al hecho de que, intimidados por estas leyendas, la inmensa mayoría de los habitantes del Valle de Obsidiana prefería permanecer en su hogar y llevar una vida sencilla sin dificultades ni complicaciones, mas yo era consciente de que esto ya no era una opción para mí.

Un súbito ruido me sacó de mi ensimismamiento y, volviendo rápidamente mi mirada hacia el origen del sonido, descubrí lo que resultó ser un pequeño aron que asomaba su cabeza por una minúscula abertura en la que tan solo criaturas de su tamaño podrían introducirse, permanecí unos segundos mirando al primer ser vivo que había encontrado desde hacía más tiempo del que me habría gustado, mientras que el joven pokémon se limitaba a imitar mis acciones y observarme con ojos curiosos.

- ¿Se ha perdido, señor? - Preguntó tras unos segundos el aron con una infantil voz colmada de inocencia.

- No, no. - Respondí de inmediato sacudiendo la cabeza sin ocultar mi sorpresa ante el inesperado encuentro. - Bueno... Es posible que sí, ¿acaso vives en esta montaña? - Me corregí tras pensar más detenidamente mi respuesta, percatándome también de que era la primera vez que se referían a mí como "señor".

- No, señor, vivo con mis padres en una aldea al pie de la montaña, pero me gusta venir aquí a jugar de vez en cuando, ¡las piedras de este sitio son las mejores que he comido nunca! Usted debería probarlas también. - Continuó con tono jovial.

- Agradezco mucho la oferta, pero creo que voy a pasar, en cualquier caso, ¿serías tan amable de guiarme hacia la salida? - Solicité educadamente.

- Claro que sí, tan solo tiene que seguirme. - Accedió emergiendo de la oquedad en la que se encontraba con lo que, teniendo en cuenta la fisionomía de los aron, pareció ser una sonrisa. - Ah,se me olvidaba, me llamo Sidian, cuál es su nombre, señor? - Inquirió inocentemente.

- Sentim. un placer, Sidian. - Me presenté devolviendo la sonrisa.

Tras agradecer la colaboración de mi nuevo compañero, proseguí la marcha acelerando mi ritmo para igualar el del enérgico pokémon, sirviendo la compañía de tan alegre infante para hacerme olvidar momentáneamente cualquier pena o preocupación que me afligiese, y no tardando más que unos efímeros minutos en vislumbrar una tenue luz al final del camino que creció hasta envolverlo todo con su radiante calidez. Al poner un pie en el exterior de la caverna, una absoluta fascinación se apoderó de mi ser, no pudiendo sino permanecer embelesado ante la magnífica vista del paisaje que en ese momento se extendía ante mis ojos: vastos bosques color esmeralda atravesados por caudalosos ríos que se extendían más allá de la floresta para terminar uniéndose con un infinito mar azur coronado con un resplandeciente sol que gobernaba sobre el sereno cielo, sintiendo como esta sobrecogedora vista me daba la bienvenida con una agradable brisa que recorría mi corto pelaje como la caricia de una madre. Tras unos momentos contemplando la hermosura de la nueva región que se abría ante mí, inicié el descenso al lado de mi vivaz acompañante a la vez que conversábamos acerca de cualquier tema que pudiera surgir y dejándome llevar por el inagotable entusiasmo que irradiaba; lo cierto es que debía darle las gracias al pequeño aron por más que mostrarme la salida de aquellas cavernas, y es que, por primera vez en mucho tiempo, aquella criatura había logrado devolver la emoción a mi espíritu y la sonrisa a mi rostro, sonrisa que murió en el momento en el que el olor a azufre golpeó mis fosas nasales y en el lugar donde debía de existir una apartada aldea que albergase familias viviendo una inocente y despreocupada vida, no hallamos sino un mar de llamas y ceniza.


Capítulo 2. Llama

Spoiler
Una densa humareda cargada de hollín llenaba el aire, la respiración se dificultaba a la par que notaba como el pecho comenzaba a oprimirme, memorias dispersas se agolpaban en mi mente, imágenes del pasado evocadas por la visión infernal que se extendía ante mis ojos, mas logrando desechar tales recuerdos con el fin de dar prioridad a la urgencia de la situación que se me presentaba, sin embargo, antes de que pudiera mover un solo músculo siquiera, una aguda voz colmada de desesperación se escuchó a mi lado.

- ¡Mamá, papá! - Vociferó el aron en un acto casi reflejo en el mismo instante en que sus cortas patas comenzaron a moverse a una velocidad desproporcionada para su tamaño a causa del pánico, desapareciendo su figura entre negra nube que envolvía el lugar.

De inmediato, alertado por la súbita reacción de mi acompañante, traté de perseguirlo a través de las llamas que danzaban a través de la destruida aldea, dado que, el abrasador sofoco que allí imperaba no era suficiente para hacer que mis poros segregasen ni tan siquiera una sola gota de sudor, otorgándome mi condición la capacidad de resistir sin la menor complicación temperaturas mucho más elevadas, no obstante, a pesar de haber reaccionado todo lo rápido que mis reflejos me permitieron a la repentina carrera del aron, era incapaz de hallar cualquier rastro de su metálico cuerpo entre tal caos, no viendo sino lo que antes habrían sido viviendas construidas con ladrillos de piedra convertidas en verdaderos hornos que calcinaban todo aquello que se encontrase en su interior, y conociendo con demasiada seguridad lo que en ellas encontraría como para atreverme a mirar siquiera.

- ¡Eh, jefe, nos hemos dejado uno por aquí! -

Mis orejas se levantaron en alerta al escuchar una voz desconocida a mis espaldas; áspera, risueña y arrogante, la voz de alguien que cree que está por encima de toda consecuencia, la voz de alguien que cree que el mundo es suyo para decidir qué hacer con él, una clase de voz que había llegado a conocer muy bien. Al darme la vuelta descubrí a dos extrañas figuras aproximarse a mí, una de ellas la identifiqué como un monferno de aspecto juvenil, mientras que la otra pertenecía a un pignite que rondaba su misma edad, ambos aparentaban ser uno o dos años menores que yo dado que aún no habían alcanzado la madurez, sin embargo, algo me resultaba particularmente perturbador acerca de aquellos dos individuos, sus expresiones lucían macabras sonrisas de infinita satisfacción, como si las atrocidades que con toda seguridad acababan de cometer los llevasen a experimentar el súmmum del placer, un retorcido pensamiento que enseguida trajo repulsión a mi rostro.

- Supongo que debo asumir que vosotros sois los responsables de todo esto. - Comenté con tono sereno.

- Vaya, tenemos a todo un detective en ciernes aquí, ¿eh? - Respondió una tranquila voz proveniente de las espaldas de los dos pokémon que frente a mí se encontraban, emergiendo de la cortina de humo la larga y esbelta figura de un houndoom que me observaba lentamente con afilados ojos, una mirada perteneciente al cazador que se debate en cómo "divertirse" son su desvalida presa, ojos bajo los cuales se hallaba una altiva mueca que podía ser interpretada como una pérfida sonrisa - Efectivamente, pequeño typhlosion, somos la causa de que la aldea se encuentre en tan deplorable estado, ¿qué vas a hacer al respecto? - Inquirió con tono burlesco, como quien espera la respuesta a un chiste.

- Si te soy sincero, no estoy de humor para hacer "algo al respecto", no obstante, el pensamiento de dejar a unos cerdos arrogantes como vosotros hacer lo que les plazca me repugna hasta tal punto que terminaría por vomitar si os dejase ir sin más - Contesté con gran naturalidad.

- Oh, vaya, el clásico héroe, y yo pensaba que iba a tener que conformarme con perseguirte mientras huyes rogando por tu vida como con los demás, desde luego pareces bastante más entretenido que esos otros paletos. - Reconoció divertida una quinta participante que apareció tras el houndoom, una braixen adulta que parecía tener una relación más "cercana" con el susodicho a juzgar por la forma en la que acariciaba su robusto cuello recubierto por un denso pelaje azabache. - ¿No crees, Lucius? -

- ¿Héroe? - Reí antes de que el Houndoom despegase sus labios siquiera. - Lo siento, pero no hago esto por la satisfacción personal de hacer feliz a la gente, ver vuestros patéticos rostros arrastrados por el suelo es recompensa suficiente. - Finalicé tajante lanzando una penetrante mirada en la dirección de los asaltantes.

- ... Vosotros dos, haceos cargo de esta escoria. - Comandó el houndoom con desprecio.

En el momento en el que el líder dio la orden, tanto el monferno como el pignite se abalanzaron sobre mí, sus movimientos torpes, inexpertos, llenos de aberturas, no eran más que dos críos con un mínimo de práctica desvalijando aldeas y masacrando civiles indefensos a los que se les había seducido con sueños de una vida plena colmada de riquezas y placer, ni tan siquiera suponían un desafío. Esquivé su carga inicial con un sencillo paso hacia el lateral, lanzando una precisa patada al tobillo del pignite, derribándolo, mas demostrando el monferno ser ligeramente más ágil que su compañero al evitar el segundo puntapié y embistiendo hacia mí con un rápido Ultrapuño que rozó mi mejilla izquierda, provocándome un ligero corte; el segundo no tardó en incorporarse para reanudar su ofensiva lanzando un débil e impreciso Ascuas que erró su objetivo, pero que otorgó la confusión necesaria para permitir a su compañero acometer de nuevo con el mismo movimiento, no obstante, este me resultó descuidado y predecible, con lo que me anticipé a su carga agachándome rápidamente y golpeando su estómago con un potente puñetazo que, a pesar de no estar reforzado por ningún movimiento, resultó visiblemente eficaz al ver el monferno encogerse en el suelo, llevándose las manos a la zona golpeada.

- ¿Eso es todo lo que tenéis? Un metapod solo con fortaleza daría más guerra que vosotros. - Comenté con voz decepcionada.

- No te lo tengas tan creído. - Escupió el pignite con indignación. -

- Nadie ha salido indemne jamás de nuestra combinación de ataques. - Afirmó confiado su compañero.

Los dos bandidos saltaron de forma simultánea situándose en extremos opuestos, quedando yo en el centro e, inmediatamente después, exhalaron una llamarada con la que envolvieron la totalidad de sus cuerpos, comenzando a girar y arremetiendo en mi dirección haciendo un despliegue de dos Rueda Fuego coordinados, no obstante, su falta de experiencia en combate prevalecía, y logré evitar la colisión con facilidad sencillamente saltando hacia atrás, a lo que respondieron cambiando de dirección y quedando frente a mí; chasqueé la lengua y una chispa se formó en mis fauces, sucediéndola una violenta explosión que tornó en un torrente de calor que emergió de ellas en forma de un Lanzallamas que, debido a su elevada potencia, resultó ser más que suficiente como para sobrepasar la resistencia al fuego de mis oponentes y abrasarlos, no quedando en condiciones para tratar de levantarse siquiera tras el impacto.

- ¡Bravo! Al final resulta que vas a dar más guerra que esos dos inútiles que uso como chivos expiatorios, pero sabes, la única razón por la que los mantengo conmigo es para que gente como tú piense que tiene alguna posibilid- - Explicó el houndoom antes de ser interrumpido por una nueva corriente ígnea que alcanzó su insidioso rostro. - ... ¿Tú madre no te enseñó nunca que es de mala educación no dejar hablar a los demás? - Preguntó con tono altanero, sin la más mínima señal de haber recibido daño alguno. - Oh, por favor, ¿de verdad creías que iba a ser tan fácil como con esos dos idiotas? ¡Yo estoy muy por encima de escoria como vosotros por derecho de nacimiento! He sido bendecido con el talento natural de absorber cualquier ataque de fuego que ose tocarme, volviéndome incluso aún más poderoso con cada uno que me alcance, ¡tal es el poder de mi habilidad! - Bramó encolerizado con voz imperial, cual noble que se dirige al plebeyo que ha ensuciado su atuendo con sus inmundas y vulgares manos.

- Cállate, me das asco. - Ordené cortante. - Conozco bien a la gente de tu calaña, creéis que el mundo es vuestro por derecho y que todos deberíamos arrodillarnos y obedecer vuestra voluntad sin razón aparente, ni siquiera vale la pena ensuciarme las manos poniéndote en tu lugar. Esta es tu última oportunidad, sal de aquí ahora mismo o no te va a gustar lo que pasará a continuación. -

Sin mediar palabra, el houndoom lanzó en mi dirección un Lanzallamas cuya intensidad superaba ampliamente la de aquel que yo mismo había utilizado con anterioridad y que, sin embargo, pareció desvanecerse al entrar en contacto con mi piel.

- No-No me digas que tú también... - Murmuró con perplejidad.

"Como prefieras" musité cayendo sobre mis patas delanteras en preparación de mi siguiente acción para a continuación saltar súbitamente hacia delante, enroscando mi cuerpo en el aire y cayendo con fuerza al suelo hecho un ovillo, precipitándome a gran velocidad sobre el houndoom, quien logró evitar mi carga inicial con un salto bien coordinado, sin embargo, esto no fue suficiente para detener mi acometida, pues maniobrando hábilmente para cambiar de dirección, continué la ofensiva cargando de nuevo, obteniendo un resultado idéntico y terminando por colisionar con un árbol que se encontraba en mi trayectoria, partiendo su tronco en dos en el choque. La expresión del cabecilla de los asaltantes mudó de confianza a pavor en unos meros segundos al presenciar tal acontecimiento, comprendiendo mi estrategia y cuan limitadas eran sus opciones; "desenrollar", pensaría, "un movimiento de tipo roca que aumenta en potencia con cada uso consecutivo, obteniendo un efecto devastador tras unos segundos de ejecución y que resulta particularmente efectivo contra pokémon de fuego", visualizando con toda seguridad en su mente la conclusión de la refriega si no se retiraba de la misma.

¡Vivian! - Vociferó volviéndose hacia la braixen - ¡Esto se ha vuelto demasiado peligroso, debemos retirar- -

"Jamás pierdas el contacto visual con el enemigo en un enfrentamiento", recordé a la vez que las palabras del houndoom se convertían en un débil eco que resonaba en la noche al notar crujir y astillarse sus huesos ante el impacto, siendo impulsado su cuerpo varios metros hasta encontrarse su lomo con el tronco de un árbol cercano, perdiendo completamente la consciencia con este segundo golpe y quedando malherido.

- Tú, hazte cargo de él antes de que se desangre y llévatelo de aquí, y yo que tú no cometería la estupidez de volver a ir por ahí desvalijando aldeas, tal vez el siguiente que os haga frente no sea tan piadoso como yo - Ordené a la horrorizada braixen con un ultimátum mientras me incorporaba y me alejaba lentamente de la escena para reanudar mi inicial búsqueda por supervivientes.

Apenas unos minutos habían transcurrido desde el combate con los bandidos, mas la preocupación comenzaba a tomar control sobre mi ser al no hallar más que tumbas calcinadas sin rastro alguno de vida, ¿sería posible que los padres del aron hubiesen sobrevivido al ataque? En tal caso, ¿donde se encontraba este? Deambulé sin rumbo alguno por lo que pareció ser una eternidad desde mi perspectiva sin entrar en contacto con ningún sobreviviente de la masacre, cuando fui alarmado por un agudo chillido que provenía del interior de la villa.

- ¡No te acerques! - Gritó una voz ahogada en el más absoluto pánico.

Sin detenerme a preguntarme a quién podría pertenecer aquella angustiosa voz, me volví raudo sobre mis pasos hasta llegar al lugar en el que había dejado a la braixen atendiendo las heridas de su moribundo camarada, tan solo para hallar el árbol donde habían sido vistos por última vez bajo una colosal peña cuya caída tan solo podría haber sido provocada por el uso de un movimiento, no pudiendo evitar pensar en lo que podría hallarse bajo ella, mas creciendo el horror en mi rostro al descubrir una pequeña figura a su lado cuya metálica coraza resplandecía con el reflejo de las intensas llamas.

- Si-sidian... - Logré murmurar con dificultad.

- Los vi, Sentim. - Afirmó con un irreconocible tono, uno colmado de odio y satisfacción, carente de cualquier inocencia que podría haber poseído en el pasado. - Vi lo que les hicieron a papá y mamá, pero ahora tienen lo que se merecían y papá y mamá están orgullosos de mí. - Sentenció con orgullo.

Lo que se dio la vuelta y me miró en aquel momento no era el aron que había conocido horas antes, era un ser desprovisto de alma ni futuro, un ser en cuyos ojos solo existía un odio candente que jamás podría ser saciado, un odio que habría de alimentar por el resto de su existencia, pues tanto aquella criatura como yo sabíamos con seguridad que la personalidad infantil que una vez habitó ese cuerpo jamás retornaría. No me atreví a pronunciar palabra, no deseaba conocer detalle alguno acerca de lo que había hecho, no deseaba preguntar acerca de quién era realmente el pokémon que conocí, no deseaba continuar mirando aquellos vacíos orbes faltos de emoción; únicamente le di la espalda y comencé a caminar, sin despedidas, sin preguntas, sin súplicas, sin promesas, de nuevo con la solitaria compañía del silencio.

Y caminé, hasta que las incandescentes luces del poblado no fueron más que un destello en la distancia. Con mi mano alcancé la modesta bolsa que portaba en la cintura y en la que se encontraban las escasas pertenencias que quedaban en mi posesión, de él, extraje un sencillo y desgastado cuaderno cuyo grosor había menguado drásticamente con el paso del tiempo, lo abrí por la primera página y, utilizando una fina barra de grafito que también atesoraba, escribí en ella de forma mecánica tan solo para arrancar la hoja del cuaderno una vez hube terminado y arrojarla a un extremo del sendero con el único pensamiento que había poblado mi mente por hacía ya demasiado tiempo:

Lo único infinito en este mundo, es su crueldad.

Imagen externa


Capítulo 3. Bruma

Spoiler
Tras una inacabable noche atestada de nefastos pensamientos y aciagos recuerdos que mortificaban mi castigada alma, pude finalmente vislumbrar el fulgor ambarino del sol vespertino, mas, lejos de sentir alivio alguno por ello, al presenciar este rutinario acontecimiento me limité a izar la mano diestra sobre mis doloridos ojos con el fin de protegerlos de la radiante claridad, dejando atrás las tinieblas de la noche tan solo para continuar la marcha hacia mi incierto destino.

Paso tras paso sobre el abrupto y pedregoso sendero que transitaba, sentía mis magullados pies gemir a causa del cansancio, no obstante, dejé estos pensamientos de lado al escrutar una singular silueta azulada en la distancia y, sin acelerar mínimamente mi ritmo, me aproximé a la figura que "caminaba" en mi dirección, reconociéndola finalmente como la de un Clawitzer, quedando ligeramente sorprendido por la presencia de un pokémon marítimo en las montañas, una vista inusual, sin duda, sin embargo, mi fatigada mente era incapaz siquiera de plantearse entablar conversación con el curioso viajero, limitándome a dirigir una vacía mirada carente de sentimiento en su dirección, no viendo más que una borrosa sombra que por alguna razón sentía como me devolvía una idéntica mirada a la vez que pasaba a mi lado sin mediar palabra, no obstante, como si en ese instante me percatase por primera vez de la presencia del pokémon tras de mí, giré mi cabeza hacia él, observándolo con cansados ojos unos meros segundos, y, reflexionando por un instante sobre el camino que pretendía recorrer, mis labios tomaron la decisión de desafiar el imperturbable silencio con una advertencia:

- Si lo que deseas es cruzar la montaña deberás atravesar una galería de túneles de la que probablemente jamás salgas sin ayuda, así que si quieres seguir con vida más te vale buscar un camino alternativo, pero no seré yo el que te detenga. - Le instruí con una fatigada voz que inesperadamente lograba mantener un tono firme, volviendo a continuación la cabeza hacia el frente y dejando escapar un largo y apesadumbrado suspiro. - Estoy harto de que todo el mundo tire su vida por la borda. - Comenté para mí mismo en un tono cargado de melancolía, reanudando inmediatamente la marcha sin esperar cualquier posible respuesta por parte del Clawitzer.

Mientras me alejaba de la escena del encuentro y la distante montaña se ocultaba tras las glaucas hojas de los árboles bajo cuyas frondosas copas esmeralda ahora caminaba, me recriminaba a mí mismo el haber mostrado lo que ahora descubría como preocupación por el completo desconocido cuyo camino había sido entrecruzado por unos efímeros momentos con el mío propio debido a azares del irónico sino, jamás cesando de recordarme a mí mismo que era aquella incondicional consternación la que traía tal pesar a mi espíritu, no resultando ser el altruismo sino una herramienta de autodestrucción y maldiciendo por enésima vez mi naturaleza por ser del todo incapaz de aprender de mis reiterados errores.

Alcé la vista, abandonando mi ensimismamiento y percatándome al fin de cuánto me había adentrado en el corazón de la floresta, viéndome inmerso en la densa espesura y advirtiendo la innatural niebla que todo lo envolvía. Un súbito movimiento entre la bruma causó que mis orejas se izaran en alerta, colocándome de forma inmediata tras un árbol y escrutando dentro de la neblina en busca de aquello que la removía a su paso, quedando desconcertado al ver emerger de ella la colosal silueta de un níveo Aurorus que deambulaba entre el follaje con aire regio, cual emperador que pasea por sus dominios y, en aquel instante, sentí mi sangre tornarse sólida y mi corazón detenerse al fijar el monarca sus ojos en mi turbada figura, tan solo para proseguir su camino, "consintiendo" mi presencia en su potestad. Notando de nuevo el rítmico latido de corazón y el aire volver a circular por mis pulmones, renové mi travesía a través de la arboleda, incapaz de desterrar de mi mente la visión de aquel solemne ente, cuya mera presencia me resultaba intimidante, mas siendo de nuevo arrancado de mis pensamientos al percibir en esta ocasión un débil lamento, proveniente de algún emplazamiento cercano.

Conforme arribaba a la periferia del bosque, dichos lastimosos gemidos parecían crecer en volumen, una incesante súplica cuyo único propósito parecía ser el de llegar a mis oídos y receloso de lo que podría encontrar, no obstante, guiado por un perenne sentido del "deber", acudí con cautela a la suplicante llamada, hallando en su origen la malherida imagen de un Ninetales que difícilmente era capaz de mantener la consciencia; heridas de diversos tamaños recorrían la pálida figura del pokémon quien, juzgando por la posición en la que yacía aparentaba presentar contusiones y multitud de huesos fracturados. Permanecí largos segundos observando al magullado Ninetales con ojos colmados de duda, debatiéndome cómo actuar pues, el pensamiento de volverme responsable una vez más del bienestar de otro ser me resultaba sobrecogedor, sintiéndome incapaz de soportar de nuevo aquella asfixiante presión, mas desvaneciéndose aquellos fantasmas de indecisión al descubrirme a mí mismo abandonando la oquedad en la que había encontrado al pokémon que ahora cargaba sobre mis hombros, cruzando sus maltratadas patas sobre mi cuello y utilizando las mías propias para evitar la caída de este, procediendo a dirigirme de forma lenta y calmada al asentamiento más cercano, recordando en ese momento haber vislumbrado una pequeña villa próxima a la arboleda desde la distancia, optando por acudir a aquel lugar en busca de tratamiento médico.

Las siguientes horas transcurrieron con particular lentitud y tedio, de las cuales tan solo recordaba haber dejado a mi "acompañante" a cargo de una afable Audino que accedió a tratar las heridas de este mediante el uso de un singular medicamento elaborado empleando bayas propias de aquella zona, tras lo cual, por vez primera en varios ciclos solares, me rendí ante la intransigente somnolencia que me fatigaba, obteniendo al fin sosiego lejos del alcance de cualquier angustia o tormento que insistiera en perseguirme.

Un incierto lapso de tiempo después, desperté dejando escapar un largo y despreocupado bostezo, desentumeciendo a continuación mis músculos al estirar los brazos hacia arriba hasta que escuché débiles crujidos provenientes de mis hombros, y sorprendiéndome ligeramente al descubrir el vulpino rostro del Ninetales observarme desde una prudencial distancia al abrir los ojos.

- Buenos días - Saludó con educación - Se me ha informado que fue usted quien me trajo aquí para que fuese atendido y deseaba agradecérselo debidamente. - Agradeció solemnemente bajando la cabeza levemente en gesto de gratitud.

- Oh, eso. No fue nada en realidad, cualquiera habría hecho lo mismo de estar en lugar. - Reconocí tratando de restarle importancia al asunto.

- Aún así debo resaltar que estoy en deuda con usted, por favor, notifíquemelo si hay algo que pueda hacer por su persona - Insistió sin subir aún la cabeza.

- De verdad que no es necesario nada de eso, y por Arceus, relájate y deja de tratarme de usted, que estás más tieso que un sudowoodo. - Lo tranquilicé moviendo la muñeca de lado a lado en gesto de negación.

- Claro, discúlpe- discúlpame. - Se corrigió exhalando el aire, como si mantener aquella actitud cortés le suponiese un inmenso esfuerzo, a lo que respondí izando una ceja. - En cualquier caso, por favor, si puedo hacer algo para ayudarte tan solo dímelo. - Pidió con tono suplicante.

- Muy bien, estoy siguiendo la pista de una organización reciente que se hace llamar "los Apóstoles del Sol", ¿por casualidad no sabrás algo de ella? ¿El paradero de alguno de los miembros que la componen tal vez? -

- He escuchado algunos rumores, pero nada demasiado concreto, solo se que surgió repentinamente en el Valle de Obsidiana y arrasó completamente con varios gremios de exploradores, cuentan que es demasiado peligrosa como para siquiera pensar en establecer contacto con sus miembros, ¿estás seguro de que haces bien indagando acerca de ella? - Inquirió con cierta preocupación en su voz.

- Lo estoy, solo es cuestión de prepararme lo suficiente para cuando de con ella. - Afirmé con decisión.

- En tal caso, ¿por qué no te acompaño? - Propuso con creciente entusiasmo - Lo cierto es que yo también estoy buscando aliados y creo que convendrás conmigo en que - -

- No, de ninguna manera - Sentencié inamovible. - No pienso llevar a nadie conmigo; esto no es una excursión al monte, hay riesgos, y no voy a hacerme responsable del primer ingenuo que vea y me proponga lanzarse de cabeza a la muerte. -

- Mira, no soy una damisela en apuros que necesita que la rescaten constantemente, se valerme por mí mismo y eso llevo haciendo por tres siglos, y si quieres que te demuestre que no sería una carga, así lo haré. - Aseguró con trazos de indignación en su voz.

Lo observé detenidamente, atravesándolo con fríos ojos mientras me detenía a analizar su figura; ciertamente parecía tener cierta experiencia en combate. "Muy bien", articulé a la vez que me levantaba de mi asiento para dirigirme a un claro en la periferia de la aldea, cercano a la vivienda en la que nos encontrábamos y haciendo señas al Ninetales para que me acompañara, deteniéndome repentinamente frente a él cuando lo consideré oportuno, escrutando de nuevo sus desorientados ojos con una penetrante mirada y adoptando una postura de combate.

- Demuéstrame que tienes lo necesario para sobrevivir. -

Nota: [spoiler] En este capítulo hacen su aparición Jak el Clawitzer de @javifg92 y Zylxian el Ninetales de @fokkusues, si queréis conocer las historias de cada uno os invito a leer los fics de los autores: la Tormenta y Fuegos del pasado, respectivamente.

[/spoiler]

GLOSARIO

Spoiler

Personajes principales

Sentim- Imagen externa
Typhlosion antaño alegre y vivaz que ha visto corazón endurecerse ante las numerosas dificultades que ha debido de superar, tornándose en alguien distante y suspicaz. No teme al combate, pero le repugna el pensamiento de tomar una vida ajena; busca fortalecerse, ¿mas con qué fin?

Sydian- Imagen externa
Infantil aron transformado en un cruel ser movido por el odio tras la muerte de sus padres; su paradero y futuro son inciertos.

Personajes de distinto autor

Zylxian- Imagen externa
Longevo guardián del bosque expulsado de su hogar por un invasor con motivaciones desconocidas. Solemne y afable, desea reunir aliados con el fin de retornar a su tierra.
(fokkusues)

Jak-Imagen externa
Tímido rescatador pokémon de corazón bondadoso que prefiere prescindir de la violencia. Busca recuperar a una antigua amiga antes de que sea demasiado tarde.
(javifg92)
#2345506 08/01/2016 16:45
01
joseDajoseDa

# Fecha de alta: 15/09/2011

# Edad: 25 años

# Ubicación: Jaén

339 600 180 51
Me ha gustado mucho, buena redacción y explicación de todo lo que pasa y descripción de lo que rodea al protagonista, la única pega que podría ponerle es que no casi nada, sólo el typhlosion saliendo del laberinto. Aunque es el prólogo y es lógico que no ocurran demasiadas cosas, de momento pinta interesante así que seguiré atento a los siguiente capítulos ^^
#2345552 08/01/2016 18:15
00
Adrian_93Adrian_93

# Fecha de alta: 07/01/2016

# Edad: 26 años

2 11 23 38
Muy buen empiece, me ha encantado y ha conseguido que me entren ganas de empezar a escribir yo también. Deseando la continuación de esta historia. Promete, sin duda.
#2346113 09/01/2016 23:47
01
GreeneyedWolfGreeneyedWolf

# Fecha de alta: 07/01/2016

# Edad: 23 años

25 22 23 0
Actualización: He publicado el capítulo 1, espero que os guste.

Muchas gracias por todos vuestros comentarios, de verdad ^^
#2346285 10/01/2016 14:58
00
KinseviingKinseviing

# Fecha de alta: 08/01/2016

# Edad: 21 años

6 11 1 6
Un capítulo absolutamente genial y sorprendente cheesy , por no repetir lo que han dicho menciono que no me esperaba ver la hoja y que ha quedado fantástico, unas peleas sublimes nwn
#2346304 10/01/2016 15:50
00
daxondaxon

# Fecha de alta: 08/10/2013

# Edad: 25 años

# Ubicación: Huelva

1 4 5 0
Crema.
#2346428 10/01/2016 17:49
00
Adrian_93Adrian_93

# Fecha de alta: 07/01/2016

# Edad: 26 años

2 11 23 38
Guau, te vas superando, increíble de momento. Capitulazo.
#2346553 10/01/2016 22:58
00
fokkusuesfokkusues

# Fecha de alta: 06/01/2016

# Edad: 22 años

# Ubicación: Málaga

9 8 2 0
Holy crap me encantó *-*', tio que ganas de ver tu siguiente capítulo, y gracias por los ánimos cheesy
#2346564 10/01/2016 23:22
01
javifg92javifg92

# Fecha de alta: 14/07/2012

# Edad: 27 años

# Ubicación: Madrid

1757 1174 135 21
La repera! No he encontrado ninguna pega. Un relato sobresaliente, además del plus que supone atribuir colores a cada personaje durante los dialogos. Mucho ánimo!
#2347469 13/01/2016 14:33
10
GreeneyedWolfGreeneyedWolf

# Fecha de alta: 07/01/2016

# Edad: 23 años

25 22 23 0
He publicado el capítulo 3 con con cameos de los personajes de @javifg92 y @fokkusues, espero que os guste ^^
#2347501 13/01/2016 15:34
01
javifg92javifg92

# Fecha de alta: 14/07/2012

# Edad: 27 años

# Ubicación: Madrid

1757 1174 135 21
Absolutamente espectacular.
Es un honor aparecer en tu Fanfic, y me alegro también de la inclusión del Ninetales de fokkusues! Cuantas más colaboraciones, más unificadas estarán nuestras historias. Seguiré muy de cerca la historia de los llamados "Apóstoles del Sol". Y quien sabe, a lo mejor nos volvemos a ver. El destino decidirá...

Y guay lo del Glosario wink
#2347530 13/01/2016 16:23
00
KinseviingKinseviing

# Fecha de alta: 08/01/2016

# Edad: 21 años

6 11 1 6
Sublime el cap, valió mucho la pena esperarlo (como siempre, la verdad xD) owo
#2347559 13/01/2016 17:43
00
Adrian_93Adrian_93

# Fecha de alta: 07/01/2016

# Edad: 26 años

2 11 23 38
Increíble, se está poniendo muy interesante.
#2347570 13/01/2016 18:29
00
joseDajoseDa

# Fecha de alta: 15/09/2011

# Edad: 25 años

# Ubicación: Jaén

339 600 180 51
Magníficos los últimos capítulos, la calidad de las descripciones y del texto en general son gran calidad y sabes hilar muy bien las frases para que no se haga nada pesado. La parte de la acción estuvo muy bien, y quizá las otras partes son más pausadas pero muy bien escritas igualmente. Muy interesante el fic, espero con interés conocer los misterios de los Apóstoles del Sol ^^
#2347573 13/01/2016 18:45
01
drayxedrayxe

# Fecha de alta: 06/03/2012

# Edad: 26 años

# Ubicación: Málaga

33 41 10 10
Me gusta mucho tu forma de escribir. Se está perdiendo mucho en la literatura actual, en la que los escritores suelen decantarse por un vocabulario más "corriente". Sin embargo, me siento obligado a hacer una pequeña crítica, constructiva, faltaría más; y es que tengas cuidado con los gerundios: los empleas demasiado y muchos de ellos de forma incorrecta. Sé que es una tendencia que cada vez se repite más, debido a la influencia del inglés o el francés, no recuerdo cual, por eso quizás no lo sepas. Además, hay algunas frases en las que convendría que usaras punto y coma, en lugar de coma, o directamente la dividieras con un punto; aunque este tema es muy discutido y no hay un convenio que poder seguir.
Espero que no te molesten estas críticas, pues las hago con la mejor intención del mundo.
#2348442 15/01/2016 22:42
01
Yami712Yami712

# Fecha de alta: 21/06/2012

# Edad: 26 años

# Ubicación: Madrid

6 13 4 0
He de decir que la redacción es muy buena. Perfecta si se me permite decirlo. Me ha encantado cómo describes absolutamente cualquier matiz dentro de tu historia. Los únicos fallos que podría remarcar (Supongo que porque la historia acaba de empezar) son el personaje principal y los personajes secundarios que han aparecido hasta ahora, en concreto el houndoom.
A lo que me refiero es que no sabemos nada de nuestro protagonista excepto lo que pone en el glosario. Pero, como he dicho antes, supongo que es porque acaba de empezar la historia. Sólo que me he quedado con ganas de saber más de Sentim. (Muy bien logrado lo del misterio alrededor del prota. XD)
A parte, el Houndoom. No sé si soy yo o qué, pero el personaje parece como si fuera a aparecer otra vez más adelante...Hasta lo que ocurrió al final del capítulo...No sé...Me da la sensación de que saldrá más veces.

En resumen, me ha encantado la historia en sí, las referencias a otros personajes y tengo muchas ganas de ver cómo sigue y conocer más a Sentim. Ánimo con ello!
#2349261 18/01/2016 15:06
01
DarkNekuDarkNeku

# Fecha de alta: 10/05/2015

# Edad: 21 años

97 72 51 15
Me gustó mucho tu FanFic. No hay ninguno pésimo, a decir verdad. Ganas me sobran de criticar negativamente. (?) xD!

El capítulo Bruma me gustó. Pero es cierto lo que dijo @Yami712 sobre Sentim.
Escribes fenomenal. smiley

Una pregunta. ¿Cómo le das color a las fuentes? o_o
Ten cuidado en la forma en la que miras en mundo.
El mundo será tal y como tú lo mires.
-The World Ends With You-
#2349998 20/01/2016 10:47
10
GreeneyedWolfGreeneyedWolf

# Fecha de alta: 07/01/2016

# Edad: 23 años

25 22 23 0
Tengo la impresión de que muy pocos se han percatado de que la continuación del Capítulo 3 transcurre en una colaboración en el fanfic de @fokkusues, con lo que dejaré este mensaje a modo de aviso para los lectores de mi fic de forma que la colaboración no pase desapercibida. Podéis encontrarla aquí: Fuegos del pasado: Capítulo uno.
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.