Tomodachi Life
Tomodachi Life 320miembros

gremio

Tomodachi Life

Regístrate para entrar
Estás en: RedAdn > Gremios > Tomodachi Life > Foro > Concurso de relatos: El Mii que todo lo ve

Foros

Concurso de relatos: El Mii que todo lo ve

DaríoCBDaríoCB

# Fecha de alta: 21/02/2014

# Edad: 18 años

# Ubicación: Galicia

# Web: Visitar web

200 853 135 30
Hoy es un día muy especial para Sombra, el vidente asiático de fama internacional. Por fin podrá poner rumbo hacia Isla Tulipán. Isla Tulipán... Desde que recibió esa extraña carta, no podía pensar en otra cosa. El doble de Marta, la primera residente de Tulipán, había caído enferma. El problema no era grave, solo le dolía la cabeza, pero, como con dolor de cabeza no se debe jugar a la Nintendo, los Miis estaban desatendidos. Nadie había probado bocado desde hacía un mes. Los matrimonios al borde del divorcio, los negocios en quiebra y el fracaso en las tareas más sencillas era el pan de cada día de estos pobres Miis. Y Sombra, compadecido, decidió ir a Isla Tulipán, pues sus habitantes estaban convencidos de que sus asombrosos poderes lograrían encontrar la solución defintiva para que Marta se recuperara. Pero, nada más llegar a la isla, se encontró con que todo su dinero y su equipaje habían desaparecido. Solo encontró una nota que decía: "Resulta que no escribimos bien la carta, no nos fijamos y teníamos puesto el corrector otrográfico. Solamente necesitábamos una rosquilla glaseada, porque habíamos oído que eran la especialidad de tu isla, Isla Maravilla. Gracias de todos modos. Ah, y perdona por robarte el dinero, pero no teníamos suelto y queríamos comprarnos unas golosinas en el súper. Atentamente, los habitantes de Isla Tulipán". Sombra suspiró. Sin inmutarse, fué al mirador de la isla. No tenía dinero, pero siempre podría colarse de gorrilla en algún avión... Usó sus tácticas más arrisgadas para subirse al avión que sobrevolaba la isla. Pero, nada más lejos de la realidad, lo único que consiguió fué caerse al mar... Una, y otra, y otra vez. Hasta que por fin, consiguió engancharse a un avión... En ese avión sobrevoló todo el mundo, del Mar Patatas fritas de bolsa hasta el Océano Algodón de azúcar. Extrañado por la inusual ruta que tomaba el avión, decidió subir a la cabina a comprobar que todo iba bien por ahí. Imaginaos su sorpresa cuando, en vez de al piloto, encontró ¡a uno de los habitantes de la Isla Tulipán durmiendo la siesta! Sombra no aguantó más y se lanzó por la ventana del avión.
"...y así fué como llegué aquí, a Isla Blogocio, y conocí a vuestra abuela. ¿Os ha gustado mi historia, pequeños?".
-Si, abuelo Sombra. -dijeron Chispa y Destello- Pero aún tememos una pregunta.
-¿Cuál?- Dijo Sombra, curioso- ¿Hay algo que no entendáis de mi historia? Es asombrosa, ¿verdad? - Dijo orgulloso
-¿Por qué te inventas esas historias tan tontas, abuelo?- Dijeron los pequeños- ¿De veras piensas que nos lo vamos a creer?
-Pero si yo... -Replicó Sombra-
-Tu, ¿qué? -Contestaron Chispa y Destello con un brillo en los ojos- ¿No nos irás a decir que has sobrevolado el mundo entero en menos de un día... Por no hablar de la escasa capacidad de gasolina que los aviones tenían en tus tiempos...
-¿Sabéis qué? Buenas noches. -Contestó Sombra abatido por la exposición de los niños-
-Buenas noches, abuelo- Respondieron Chispa y Destello.
Siempre hay que tratar de ser el mejor, pero nunca creerse el mejor. Cuando la victoria llega, ser humilde te convierte en un ganador elegante.
Imagen externa
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.